Gregorio Maya

#OrgulloArqDis

Catalina Villabona Triana

ARQDIS: ¿Quién es Gregorio Maya?

Gregorio Maya: Soy arquitecto egresado de la Facultad en 2013. Desde el 2015 vivo en Londres. Hice una Maestría en análisis espacial en Bartlett – UCL. Recientemente fui elegido como becario del “Salmona Fellow 2019” por el British Council y la Fundación Salmona. Este proyecto me permitirá viajar a Colombia para hacer una investigación sobre la obra del arquitecto Rogelio Salmona.

ARQDIS: ¿Qué estudiaste en la Universidad de los Andes?

G.M: Estudié, principalmente, arquitectura. Recuerdo que aproveché la multidisciplinariedad de la Universidad para ver clases del programa de antropología e incluso tomé algunas materias de la Maestría de Arquitectura al final de mi carrera.

ARQDIS: En tu vida profesional llevas un marcado enfoque en investigación y en el diseño de experiencias a partir del uso de la tecnología, ¿recuerdas el momento que detonó esta pasión?

G.M: Desde el principio de mi carrera preferí las clases de análisis. Recuerdo los ejercicios que los profesores de estas clases proponían, algunos para mi, muy abstractos, otros muy experimentales. También recuerdo que a la hora de diseñar un proyecto los análisis previamente realizados se deformaban para poder justificar decisiones de composición. Esa brecha, sin duda, fue el mayor detonante de mi enfoque profesional basado en la evidencia.

Desde que me gradué como arquitecto me he centrado en crear y diseñar métodos para hacer análisis avanzados que sean útiles para el diseñador. Me enfoco fundamentalmente en entender los diferentes matices de la relación que se gesta entre la estructura espacial y el comportamiento humano. Con este fin, he adoptado teorías y herramientas de otras disciplinas que me ayudan a explicar esa relación.

La combinación entre la etnografía, la pasión por los números y el boom del ‘data science’ sin duda han influenciado la manera con la que me acerco al entendimiento espacial.

ARQDIS: Hiciste tu maestría en Bartlett School of Architecture. Al terminarla, entraste a trabajar en Space Syntax y luego en Spacelab; ¿Qué aprendiste en estas empresas? ¿De qué proyectos te sientes orgulloso? ¿Por qué?

G.M: En Space Syntax trabajé en temas y proyectos urbanos. Estar en esta empresa representó para mí una excelente transición al mundo laboral de la consultoría. Aprendí cómo aterrizar la complejidad de los análisis a elementos tangibles en la trama urbana. Sin lugar a dudas fue una extensión de lo que aprendí en la maestría pues la empresa tiene sus raíces en Barlett.

En Spacelab me di cuenta que mi valor agregado esta a nivel estratégico y cuantitativo. Los proyectos en los que trabajo ahora son edificios y mis recomendaciones “informadas” son claves para tomar las decisiones iniciales y trazar los primeros “gestos arquitectónicos”. Luego un equipo de diseñadores desarrollan el proyecto en detalle. Mi aprendizaje en Spacelab es constante y principalmente autodirigido. Hago parte del equipo de investigación que todo el tiempo cuestiona cuales son las mejores maneras de informar y de brindar insumos de diseño al equipo de arquitectos y diseñadores. La combinación entre la etnografía, la pasión por los números y el boom del ‘data science’ sin duda han influenciado la manera con la que me acerco al entendimiento espacial.

En Space Syntax participamos en una competencia para estructurar el plan maestro de Astana (ahora Nursultan) 2050. Con un equipo pequeño logramos desarrollar métodos muy innovadores que nos permitieron proponer una consolidación de la traza urbana existente y un crecimiento consecuente en caso de ser necesario. Fue un trabajo duro, pero muy gratificante.

Los proyectos que más me han motivado en Spacelab combinan la investigación con la realidad, pues se trata de proyectos realizados para empresas poco convencionales. Internamente he estado desarrollando un método para combinar diferentes fuentes y sintetizar múltiples dimensiones del espacio (como conectividad espacial, aspectos de iluminación, ocupación y presencia). También he estado trabajando en optimizar los métodos que solíamos usar para incorporar herramientas de ‘machine learning’ — un área del que la Arquitectura tiene mucho para aprender.

En términos de proyectos físicos trabajé con los estudios creativos de fotografía de ASOS(una empresa de fusión online) para reinterpretar el concepto de los estudios y transformarlos en un centro de creatividad abierto al público. Fue un proyecto que puso a prueba mis habilidades de traducir los análisis en estrategias.

ARQDIS: ¿Te felicitamos por ganar la beca Rogelio Salmona, es un logro muy importante para tu carrera como investigador y profesional. ¿Qué aspecto de tu formación fue clave en el éxito de tu proceso? ¿De qué se trata la investigación que planteaste?

G.M: Haber tenido un contacto cercano a la Arquitectura de Salmona durante mis años en los Andes, sin duda, fue un factor diferenciador a la hora de aplicar. Muy pocos Británicos conocen su obra  y en parte hacerla conocer es el propósito de la beca.

La investigación está enmarcada en el tema del post conflicto. La idea principal es entender cómo la lógica espacial y de composición de algunos edificios público de Salmona promueven el intercambio y, por tanto, ayudan a quebrar barreras sociales.

La investigación está enmarcada en el tema del post conflicto. La idea principal es entender cómo la lógica espacial y de composición de algunos edificios público de Salmona promueven el intercambio y, por tanto, ayudan a quebrar barreras sociales. A pesar de ser un tema que ha sido abordado en el pasado con diferentes matices, la idea es emplear métodos que no han sido utilizados para explorar la obra de Salmona. No habrá suficiente tiempo para llegar al detalle, pero será una gran excusa para empezar una línea de investigación con estos métodos. Parte del propósito del viaje es dar a conocer estas técnicas y métodos.

ARQDIS: Sabemos que vive en Londres y que la mayoría de tu trabajo los realizas allá. Sin embargo, tu especialización profesional también te ha abierto puertas en Colombia. ¿En qué proyectos estás trabajando acá?

G.M: Siempre he querido tener proyectos en Colombia pues siento que hay mucho para aportar. Sin embargo no es fácil entrar en una industria tan tradicional como la construcción. La consultoría en esta rama no parece ser una prioridad en Colombia así que las posibilidades para proyectos nuevos son pocas. No obstante, en el pasado, estuve en acercamientos con la Alcaldía de Bogotá y más recientemente con equipos curatoriales para el desarrollo de estrategias museológicas. Ojalá pronto se abra la oportunidad de algo a mayor plazo.

ARQDIS: Recomiéndanos un libro, un disco, una película y una cuenta de instagram.

G.M: Libro: El Artesano – Richard Sennett. Me lo recomendó un profesor en la Universidad hace años y se volvió transformador en mi manera de pensar. Extiendo la recomendación.

Disco: All Melody – Nils Frahm. Es uno de mis compositores de piano preferidos. Un genio que combina tradición e innovación con mucho tacto.

Película: Call me by your name – Luca Guadagnino. Gran fotografía y muy buena música.

Cuenta: @amapaday Son mapas y análisis geográficos fáciles de digerir.

ARQDIS: ¿Quién es tu diseñador favorito?

G.M: Mi lado romántico dice : ‘Zumthor’.
Mi lado práctico y pragmático dice : ‘Snohetta’ – como equipo!

ARQDIS: Para terminar, ¿qué le dirías a alguien que quiere estudiar arquitectura en la Universidad de los Andes?

G.M: Que aproveche su tiempo ahí y los recursos que tiene para experimentar todas las facetas de la Arquitectura, incluso todo lo que no crea que se puede combinar con la Arquitectura. Yo sueño con volver a la academia, así que eso años siempre los añoro.

Ir a Notas