Cristina Cruz Navia recibe la Distinción a la Responsabilidad Social Universitaria

#orgulloarqdis

Valentina Osorio

En la ceremonia de grados del 2020-2 la estudiante Cristina Cruz Navia recibió su grado del pregrado de diseño de la Universidad de los Andes con la distinción de Responsabilidad Social. Hablamos con ella para conocer más de su trayectoria y develar por qué es #OrgulloArqDis.

Entrevista

ArqDis: ¿Quién es Cristina Cruz Navia?

Cristina Cruz: Soy una persona muy curiosa y me gusta cuestionar todo desde una aproximación humana. Me encanta crear y que lo que haga tenga impacto.

Cristina Cruz
Cristina Cruz Navia

En mi familia me inculcaron el amor por el servicio a los demás, resaltan que eso es lo que hace realmente grande a una persona. También me enseñaron el valor de admirar y respetar la naturaleza, por eso, creo en respetar el planeta y en trabajar con la naturaleza y no contra ella. Como seres humanos, debemos entender que no somos los dueños del mundo sino parte de él.

“Everybody can be great, because anybody can serve.”
– Martin Luther King Jr.

Arqdis: ¿Qué estudiaste en la Universidad de los Andes?

C.C: Diseño con énfasis en producto. Lo estudiaría mil veces más porque me gocé la carrera.

Arqdis: Durante tu tiempo en ARQDIS ¿qué aprendiste? ¿de qué proyectos te sientes orgullosa? ¿por qué?

C.C: Aprendí a observar y a hacer buenas preguntas para entender realidades y perspectivas diferentes a las mías. Esto me permitió establecer puntos de vista y criterios claros al momento de crear propuestas de diseño que generen impacto. Aprendí a usar los datos para informarme, pero no para guiar mis decisiones de diseño porque el “Human Centered Design” genera valor a partir de la experiencia humana, como lo dice su nombre. Aprendí la importancia de estudiar el mundo (la naturaleza y su gente) y de absorber lo que está ocurriendo a nivel cultural y social para luego diseñar con propósito. Aprendí a ver el mundo como una oportunidad para diseñar soluciones desde un pensamiento sistémico. Aprendí el valor de trabajar en equipo y de conformar un buen equipo que reúna distintas formas de pensamiento. Aprendí a pensar diferente.

Aprendí a ver el mundo como una oportunidad para diseñar soluciones desde un pensamiento sistémico.

Me siento muy orgullosa de muchos proyectos a lo largo de mi carrera porque cada uno me enseñó y me ayudó a crecer de formas distintas gracias a mis profesores y compañeros de trabajo. Algunos de ellos son:

Eünoia:
Mi primer proyecto de moda sostenible donde empecé a utilizar paracaídas militares obsoletos para hacer piezas de moda mediante la técnica de upcycling. También, donde proponía un modelo de negocio para involucrar a distintos actores del conflicto armado en la transformación del material.

Abundantia:
Un proyecto en grupo que exploró las posibilidades de tintura de textiles con hongos.

Abundantia
Abundantia: muestras en cajas de petri.

Papacha:
Un proyecto en grupo para la clase de biodiseño que propuso una alternativa sostenible con base en biopolímeros, de papa para los productos de higiene menstrual.

Por último, un proyecto que hice con el corazón, que demuestra mi visión sobre el buen diseño y del cual me siento muy orgullosa es mi proyecto de grado Poética del desahogo. Decidí que mi proyecto de grado no podía ser indiferente a la realidad de mi país. Por esa razón, convertí un trabajo académico en una herramienta para visibilizar voces de distintos actores del conflicto armado. Actualmente sigo trabajando en él.

Decidí que mi proyecto de grado no podía ser indiferente a la realidad de mi país.

El proyecto consiste en una pieza de moda sostenible titulada “Poética del desahogo”. Es la materialización conceptual de una investigación profunda encaminada a entender el material de un paracaídas militar obsoleto, de las Fuerzas Armadas Colombianas, desde sus propiedades materiales y desde su memoria, con el fin de transformarlo. Dicha investigación incluyó la participación de distintos actores del conflicto armado para co-crear conmigo.

El concepto “poética del desahogo” representa la unión de dos sensaciones opuestas: la comunión del agobio de la guerra y la poesía emocional, cálida, humana que hay dentro de un conflicto frío y destructivo. Estas partes opuestas se unen en la pieza diseñada. Su propósito es darle un respiro y un espacio de contención a quienes han vivido el conflicto queriéndolo o no. Es una herramienta para desahogarse, porque si no nos desahogamos nos desbordamos; y si este desahogo no es poético, puede tornarse violento, lo que conduce a la misma causa que generó el ahogo. Aquí pueden ver el manual del proceso.

Arqdis: En tu carrera desarrollaste muchos trabajos entorno a la moda sostenible. ¿recuerdas el momento que detonó esta pasión?

C.C: La moda siempre fue una pasión para mi pero muchas dinámicas actuales de la industria no me gustan, van en el camino opuesto de mis principios y valores personales. Me cuestioné mucho si encaminaba mi carrera de diseño hacia la moda porque a veces sentía que era un mundo muy “light”. Pero desde que llegue a los cursos “Disruptive Sustaibanle Design” y “Moda Sostenible” con Carolina Obregón entendí que si abordamos la moda – y todo en la vida- desde el pensamiento sistémico podemos transformarlo y encontrar propósitos claros. Gracias a esa nueva forma de acercarme a la industria de la moda, mi pasión se fortaleció. Gracias Caro.

Arqdis: Sabemos que mientras estudiabas te vinculaste con GivePower foundation ¿de qué se trata y cuál fue tu rol allí?

C.C: Mi trabajo en esta fundación comenzó como voluntaria, luego de 6 meses me convertí en parte del equipo y actualmente sigo trabajando con ellos. GivePower es una entidad sin ánimo de lucro mundial que brinda soluciones de energía solar a comunidades vulnerables.

Desde que empecé a trabajar con ellos he ayudado a identificar comunidades y a desarrollar proyectos en distintos lugares del país (Amazonas, Guajira, Chocó, Puerto Carreño, Guainía, La Sierra Nevada de Santa Marta etc.) aplicando conocimientos adquiridos en mi carrera de Diseño. Las herramientas de design thinking me permiten ayudar a que la fundación tenga un acercamiento más humano e integral a las comunidades. Esto permitió identificar necesidades reales basadas en análisis serios de los contextos e interacciones de cada una de las comunidades.

Las herramientas de design thinking me permiten ayudar a que la fundación tenga un acercamiento más humano e integral a las comunidades. Esto permitió identificar necesidades reales basadas en análisis serios de los contextos e interacciones de cada una de las comunidades.

Al mismo tiempo, soy asociada de comunicaciones de la fundación. Desde allí también aplico lo que aprendí en mi carrera para lograr construir narrativas que cuentan las historias de impacto. Lo hago teniendo en cuenta los puntos de vista de las comunidades y de los voluntarios. Trabajar con esta fundación durante mis estudios también me permitió conectar varios profesores, estudiantes y proyectos académicos de la universidad con GivePower para unir esfuerzos y lograr un mejor impacto. Todo es mejor cuando trabajamos unidos, como dice el proverbio africano “Si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”.

Arqdis: El pasado mes de octubre te graduaste con la distinción de Responsabilidad Social Universitaria ¿qué significó esto para ti?

C.C: Mis sentimientos de gratitud hacia la Universidad por este reconocimiento son infinitos. Es un honor para mi recibir la Distinción a la Responsabilidad Social Universitaria. También representa un compromiso muy importante, el de continuar aprendiendo y trabajando para servir a las personas y a nuestro planeta. Este logro lo comparto y se lo dedico a todas las personas que han trabajado y trabajan conmigo en lo que hago -porque sola no lo lograría-.

Quiero decir que me hace muy feliz ver el valor que la Universidad le da a la responsabilidad social. Colombia y el mundo entero necesitan que la responsabilidad social sea protagonista.

Ir a Notas