La poesía de la bruja

Alana Fernández Martínez

Director: Carolina Agudelo

El proyecto nació como una genealogía desde los oficios, creada por las mujeres de mi línea, que explora la relación entre estos oficios y el ser mujer. A través de un ejercicio de auto etnografía, historias fueron reconstruidas gracias a las memorias creadas alrededor de materiales y oficios. Este ejercicio se materializa en una colección que expresa la construcción de mi feminidad encapsulada en una figura: una bruja construida a través de muchos tiempos, cuerpos y territorios. Sabia y poderosa tiene la capacidad de transformar y transformarse gracias a la empatía intuitiva que comparte con su cuerpo y territorio. Sabiduría y poder que le permiten ser mujer de la manera en la que lo desee, así como defenderlo.

Esta colección es una conjugación de materiales diferentes, combinación de oficios y transformación de técnicas que representa las muchas transformaciones de mi genealogía, tanto en los oficios como en las maneras de ser mujer. Transformaciones que les permiten permanecer en mí y en todo lo que hago como diseñadora.

Esta poesía, la poesía de la bruja, es la relación con el hacer desde un lenguaje sensorial y experiencial, heredado por las mujeres de mi línea en su acercamiento a los oficios, es la capacidad de transformar a través de la manipulación del fuego y el tiempo, y leer las memorias contenidas en los materiales con los que interactúa. Una bruja que nos representa a cada una de las mujeres de mi línea, expresadas a través de un solo cuerpo, este cuerpo. Yo estoy ahí, pero no me pertenece, nos pertenece a todas y a través del oficio, cobra vida.