Pablo Forero

#ExperienciaMam

Alejandro Barragán

Pablo Forero es Arquitecto, egresado de la Universidad de los Andes y cuenta con una experiencia profesional de más de 8 años. Al obtener su título inició un emprendimiento llamado Taller 301, hoy día Taller Arquitectos. Hace dos años Pablo decidió ingresar a la Maestría de Gestión Estratégica de Proyectos de Arquitectura —MAM— para complementar, desde lo académico, el conocimiento empírico que ha adquirido dirigiendo su propia empresa.

Hablamos con Pablo de su experiencia en MAM y esto fue lo que nos contó.

Entrevista

ARQDIS: ¿Cómo aportó MAM a tu proyecto profesional?

Pablo Forero: Siempre he tenido interés en buscar maneras para poner en valor la profesión del arquitecto y lo que sabemos hacer. Es algo que he perseguido durante ocho años de manera empírica, intuitiva, autodidacta. MAM entra y me da unas herramientas, una red de contactos, una red de colegas que están al servicio de esta misma búsqueda. En esto siento que la maestría ha complementado mi trayectoria profesional. Es el espacio que encontré para unir la práctica con la teoría y potenciarlas al servicio de mis intereses personales y profesionales.

Siento también que MAM me ha moldeado y pulido como emprendedor, como líder, como gerente de proyectos y como gerente de una empresa.

ARQDIS: ¿Cómo definirías MAM?

P.F: Yo digo que MAM es una suerte de MBA para arquitectos. Esa es la descripción que yo siempre uso, además porque el nombre en español es Gestión Estratégica de Proyectos de Arquitectura, pero en inglés es: Master in Architectural Management. Siento que MAM tiene componentes de MBA alineados y perfilados para que seamos los arquitectos los que recibamos ese conocimiento.

Siento que MAM tiene componentes de MBA alineados y perfilados para que seamos los arquitectos los que recibamos ese conocimiento.

ARQDIS: Si tuvieras que escoger una sola cosa ¿cuál sería la que más rescatarías de tu experiencia en MAM?

P.F: Fue fundamental tener profesores de administración, sensibles con nuestra profesión, eso fue muy valioso. Me gustó el enfoque que le daban a las cosas. Al estudiar entre arquitectos uno llega a creer que en el mundo de afuera lo que hacemos lo podría hacer cualquiera. Pero, desde el punto de vista del administrador, la capacidad y posibilidad que tenemos los arquitectos de proyectar un futuro que está por materializarse, es realmente importante. Para mi fue revelador escuchar a un administrador decir: “lo que ustedes hacen como arquitectos ralamente es una cosa súper valiosa para el mundo”. El tema es que nosotros no hablamos el mismo idioma que habla todo el mundo y es ahí donde nos empezamos a distanciar de las oportunidades que deberíamos tener como arquitectos.

ARQDIS: ¿Como qué oportunidades?

P.F: Muchas veces a los arquitectos nos llaman para embellecer o maquillar unas decisiones que se tomaron en otras instancias. Por ejemplo, no participamos en la elección de un predio para el desarrollo de un edificio educativo y en ocasiones la gente que toma ese tipo de decisiones no se da cuenta de temas arquitectónicos y urbanos fundamentales. De una primera mala decisión, como puede ser la escogencia de un lote, se desprenden muchas más y solo cuando los problemas son evidentes es que aparece el arquitecto, para ver qué solución puede aportar. Yo creo que los arquitectos deberíamos estar en esa toma de decisiones fundamentales para que desde el inicio los proyectos puedan ser exitosos.

Ir a Notas