Coreiha

Coffee Brewer

Actualmente, el mundo consume alrededor de 500 billones de tazas de café pero más allá de ser una bebida consumida mundialmente, el café ha sido reconocido y apropiado por cada cultura alrededor del mundo con diferentes significados a lo largo de la historia. Hoy, Colombia es el tercer país mayor productor de estos granos y un gran número de familias depende de este commodity y una esas ha sido la mía.

Coreiha me permitió ver con ojos investigativos y conocer a fondo el comportamiento de un pequeño segmento de consumidores colombianos se encuentra inmerso en lo que se considera “The Third Wave of Coffee” o “The Craft Coffee Movement”. Esta tendencia se caracteriza por centrarse en el grano. Existe un interés por conocer, investigar, explorar y dominar los procesos y la preparación del café con el fin de resaltar ciertas características en cada tipo de café para que sean evidentes en el consumo. Hoy, este consumidor es muy consciente y reconoce características y significados más allá de la bebida. Este actor consume café de manera social en lo que llamé la esfera pública del hogar donde la práctica se convierte en ritual, donde la familia y los amigos cercanos son protagonistas, los artefactos relevantes y el protocolo claro.

Coreiha Coffee Brewer condensa lo que fue un proceso de diseño para el desarrollo de un producto que busca ser el artefacto central del momento de consumo de café en los hogares. Es el resultado de los aprendizajes de un estudio de los cambios de significado del consumo de café a lo largo de la historia, de las prácticas de consumo social y de la posibilidad de estas de considerarse un ritual.

¿Qué encontré y cuales fueron los pilares del proceso?

  • Entendí que la ritualización de las prácticas de consumo de café históricamente aumentaba la valoración y el entendimiento que tenían las personas al momento de consumir café
  • Entendí que los artefactos son esenciales para la experiencia de consumo, pues constituyen la puesta en escena de la práctica. Identifiqué protocolos en las personas que preparan y posteriormente consumen socialmente café, protocolos que se convertían casi en una danza entre las manos y los artefactos y desde ahí empesé a tejer el concepto.
  • Aprendí que la gratitud, el respeto y el afecto que sentimos por otros nos dispone de la mejor manera para recibir e incorporar nuevas experiencias
  • Descubrí la necesidad latente de mi segmento de consumidores de café de impresionar a otros y construir un puente para que los demás entiendan lo que significa para ellos la bebida.
  • Y, por último, acepté que el consumo de café NO se trata de café.

La gran pregunta: ¿Cómo hacer de los artefactos la pieza central del momento de consumo de café para crear una experiencia que permita a las personas impresionar a sus invitados y ofrecer un ritual social de consumo de café en el que se fortalece la conexión con el otro y se fomenta el compartir tiempo de calidad a través de un café?

La respuesta fue Coreiha, las piezas y la forma en que las persona las utilizan para preparar café fueron la base para la creación de un ritual de consumo de café en el que compartir, conectar, ofrecer e impresionar eran conceptos clave.

La intervención a esta familia de objetos está guiada por la danza. Existe una intención coreográfica en el ritual de consumo en el que se construyen 4 momentos/movimientos/gestos/pasos. La intención es generar una experiencia de consumo atractiva, corporal, estimulante y al mismo tiempo algo teatral, como el baile.

Cada pieza de Coreiha es parte de la utilería, hacen que la coreografía resalte, pero no deben distraer al bailarín (consumidor) del ritual demasiado. Tres gestos son la base de los movimientos: conectar, ofrecer e impresionar, los tres construyen uno detrás de otro una secuencia que llamé “compartir”.  Secuencia que se repite en el tiempo, pues una taza de café no es suficiente en una tarde y una tarde de café no es suficiente en la vida de aquellos consumidores que tienen incorporados estos significados sociales de consumo que giran alrededor de un ritual consumo tan específico.

Ir al home