Experimentación Material

Rafael VillazónCamilo Isaak

La materialidad en la arquitectura se entiende como aquellos “materiales físicos” con los cuales está construido un edificio. En ese sentido tradicional, los arquitectos emplean un número limitado de materiales tales como el concreto, el acero, el ladrillo y el vidrio, de una manera tradicional y continua. De este modo, las propiedades del espacio surgen de la interacción deliberada de la voluntad del arquitecto —la experiencia que se quiere crear—; la construcción o la manera cómo se intenta implementar dicha experiencia por medio de la configuración del material; y su tectónica, es decir, las propiedades plásticas que emergen y que deberían ser coherentes con la voluntad inicial. Por esta razón, dentro del proceso creativo, la comprensión de la experimentación con la materia se vuelve central en la reflexión arquitectónica ya que se convierte en una pieza clave para entender la relación entre la voluntad o las intenciones espaciales y la tectónica de la fábrica del edificio.

El curso propone un proceso de exploración y experimentación sistemática de un material específico, a través de la producción de una serie de artefactos, a través de los cuales los estudiantes podrán entender los diferentes parámetros que controlan y definen las propiedades plásticas emergentes de los arreglos del material. Para esta versión se propone trabajar específicamente con la arcilla (cerámica), y su aplicación para el desarrollo de sistemas de cerramiento exterior para un medio sísmico, donde el objetivo central es buscar estrategias de reducción de su peso, al tiempo que se garantiza su compatibilidad con el sistema estructural del edificio y desde luego entender el potencial plástico que seguramente emergerá de estas limitantes del contexto.

Ir a cursos marq