Universidad de los Andes Facultad de Arquitectura y Diseño

Condolencias

Estimados profesores y estudiantes, queremos compartir con ustedes estas líneas en memoria de nuestro profesor Alfredo de Brigard:

Que nos una el recuerdo de Alfredo de Brigard, profesor Titular del Departamento de Arquitectura. Alfredo dejó una huella importante en todos los que tuvimos la oportunidad de ser sus alumnos, fue un gran educador, un maestro que nos enseñó a querer la arquitectura y nuestra universidad. No ha habido en la historia del departamento otro profesor que como él se haya dedicado de manera exclusiva a los estudiantes de primer semestre. Ochenta y seis cohortes de primíparos tuvimos en Alfredo a su primer profesor, sus últimos estudiantes ingresaron en 2009, año en que se retiró de la Universidad. Alfredo fue profesor de los profesores que nos graduamos de esta facultad y compañero de todos los que hemos hecho parte del ciclo básico de arquitectura en sus múltiples versiones.  Lo recordamos por el amor con que llevaba a cabo su labor docente, por su sentido del humor, por la música que siempre lo rodeó, por abrir junto a Patricia las puertas de su casa y sobre todo por su calidad humana.

– Profesora Claudia Mejía.


Solo conozco a Alfredo desde 1991, cuando empecé a estudiar arquitectura y fue mi profesor de diseño básico en primer semestre, pero él ya llevaba casi 20 años en la universidad.  Desde ese momento reconocí a Alfredo como alguien profundamente involucrado con la facultad y la universidad.  Por sus cursos de primer semestre pasamos todos los arquitectos que estudiamos en Los Andes desde finales de los 70 en el siglo pasado hasta el año 2010.  Es indiscutible la huella que él dejó en nuestra formación, pero más allá de esa realidad, varios tuvimos la oportunidad de contar con su amistad y apoyo en diferentes momentos de la vida, aprender de él la austeridad, el comentario divertido que rompía la tensión de las reuniones académicas y la capacidad del profesor que busca entusiasmar a jóvenes de 17 años con una profesión complicada.  Alfredo a lo largo de los años se convirtió en la memoria y consciencia de la facultad.  Vivió muchos de los cambios de la universidad y la facultad, donde siempre estuvo dispuesto a escuchar y darle la oportunidad a la visión que otros proponían como un gran cambio.  Ojalá todos podamos recordar a Alfredo, como el profesor de más de 60 cohortes de arquitectos, como el compañero de trabajo generoso y afectuoso que siempre tenía el tiempo para preguntar por la vida y la familia, y desde luego como un amigo y consejero al que extrañaré; que trataré de rendirle un homenaje con mi trabajo como profesor, oficio que empecé a aprender su lado.

– Profesor Rafael Villazón.


Conocí a Alfredo como compañero del comité de ordenamiento profesoral de nuestra Facultad y en su compañía me inicié en tan importante tarea. Alfredo siempre fue mentor sin pretender serlo, su capacidad para hacernos sonreír, reflexionar, pensar los demás, escuchar y debatir son solo una faceta de su sabiduría y de su bella personalidad. Gracias por tantos y tan buenos recuerdos, su huella está en todos quienes compartimos con el y desde ahí en todos con quienes compartamos, hasta siempre Alfredo.

– Profesor Hernando Barragán.

En nombre de toda la comunidad uniandina, de los profesores, exalumnos y cuerpo administrativo de Arquitectura, acompañamos a sus hijos Lina, María y Juan y demás familiares y amigos.